El pequeño clarinetista. Tercera parte